La importancia del nombre y su significado.

Por Germán Visciarelli Acosta

Hace poco me encontré con una postal que me regaló mi madre en un cumpleaños. Recordé el momento y no pude evitar sonreír: Yo tendría 6 años, estábamos sentados en la cocina y me dio varios regalos. Entre ellos estaba la postal que venía con una historia.

La postal =)

“Tu nombre significa guerrero. Lo elegí porque quiero que seas un luchador que logre lo que se proponga”, me dijo.

En ese momento no le di mucha importancia. Pero hoy que la encontré nuevamente me quedé pensando en el valor de un nombre. Cuando nombro a la agencia, las personas se sorprenden, se ríen o me hablan de la fuerza del nombre CON AMOR. Para mi ya es algo que se naturalizó, pero creo que el éxito de que el nombre quede resonando en la memoria no es solo usar el concepto de hacer las cosas con amor para una agencia de marketing, sino además que nuestra forma de ser acompañe ese mood.

¿POR QUÉ NOS LLAMAMOS CON AMOR?

Entender que el amor engloba compromiso y deseo de bien nos llevó a potenciar nuestro nombre y dejar una marca en lo que hacemos con un equipo diverso para encarar cada desafío con curiosidad y con un mantra de acción, una razón de ser para los clientes y proveedores con los que trabajamos. Con Amor es una experiencia que ya tiene 15 años y que seguimos eligiendo, como un latido que resuena, muta y se mantiene vivo.

ÉSTE SÍ, ÉSTE NO: DISPARADORES PRÁCTICOS PARA ELEGIR NOMBRES

Participamos en muchos proyectos en los que tuvimos la oportunidad de crear marcas desde cero y creemos que para definir un nombre se debería tener en cuenta dos ejes:

2. PROBLEMAS MÁS COMUNES

¿QUÉ ROL OCUPAN LAS MARCAS HOY?

Según Marty Neumeier, una marca es cómo un cliente percibe o se siente en relación a un producto, servicio o una compañía. La marca no es lo que la empresa dice que es, sino lo que los demás dicen y opinan sobre ella.

Esto es más cierto que nunca porque la cantidad de información que circula sobre las marcas es, hoy en día, muchísimo mayor. No sólo por las redes sociales sino también porque los clientes están demandando transparencia -saber a quiénes le compran- y valores -concretar o suspender una compra en base a criterios morales-.

Podemos saber sus alianzas, sus gestiones internas y su cultura empresarial más rápido que en otras épocas y, guste o no, esta tendencia va en aumento al igual que la destreza de los consumidores en discernir si una marca realmente hace lo que predica o si solo es una pose de la boca para afuera.

Por eso es importante tener en cuenta este panorama al momento de definir un nombre que tiene que perdurar en el tiempo y afianzarse. Ya no se trata de nombres lindos, originales ni ocurrentes, sino de una marca como un sistema de valores y de su nombre como una de las posibles vías en los que éstos deberían expresarse.

Soy publicitario, curioso y fanático del arte. → www.conamor.org

Soy publicitario, curioso y fanático del arte. → www.conamor.org